Plan de Manejo Centro Histórico Habitabilidad Economía Seguridad Ciudadanía Estadistica



Líneas de acción y programas estratégicos

 

Comercio y servicios

Imagen que contiene edificio, persona, hombre, interior

Descripción generada con confianza muy alta

Foto: “Comercio local del CHCDMX”. Archivo fotográfico ACH

El comercio y los servicios como línea de acción se derivan de la estrategia de gestión para la revitalización económica del Centro Histórico de la Ciudad de México. Para establecer los programas estratégicos se han considerado los sectores representativos que articulan la actividad económica en la zona. En este sentido, los sectores específicos que generan las dinámicas productivas más importantes están vinculados a fenómenos que guardan sus propias características en términos de unidades económicas afines y al modelo de negocio.

En estos términos se diferencia entre calles peatonalesGlobo terrestre, América y corredores culturales,Globo terrestre, América plazas de comercio popular, comercio en vía pública, centros y corredores de negocios. Todos estos elementos se retoman del Plan Integral de Manejo anterior Libro abierto y para su actualización se han incorporado los mercados públicos,Globo terrestre, América que tienen una importancia estratégica, especialmente en el Perímetro B. Asimismo, se incluyen las ferias, eventos y exposiciones, que sin duda han sido cada vez un factor más relevante en la derrama económica, así como el turismo y los circuitos de consumo que genera. Los proyectos y acciones considerados en cada programa están en correspondencia con los sectores señalados. De esta manera se tienen en cuenta aspectos como el fomento a la inversión privada y asociaciones público-privadas que han sido elementos estratégicos para impulsar programas de reactivación económica en calles peatonales, corredores culturales y nuevos centros de negocios; o bien el desarrollo de mecanismos de asociación público-privada para consolidar segmentos como las plazas de comercio popular.

IMG_3672

Foto: “Mercado de la Merced”. Archivo fotográfico, PUEC-UNAM

Sin duda, algunas de las acciones más importantes están relacionadas con los aspectos de promoción y reordenamiento de sectores del comercio tradicional y del comercio en vía pública, en los cuales ha habido avances, pero que en algunos casos requieren mecanismos regulatorios y de reordenamiento. En este mismo plano, se considera la importancia de la promoción de actividades económicas que se han ido perdiendo a lo largo del tiempo, así como la recuperación de la función habitacional que, aun perteneciendo a otra línea de acción, podría tener un efecto significativo en la generación de empleo en el área de intervención.

Finalmente, en diversas actividades se requiere actualizar el régimen jurídico, toda vez que es necesario estructurar un marco de regulación que promueva cambios institucionales, nuevas prácticas y la trasformación de hábitos de los agentes económicos, a fin de reordenar actividades y generar mayor certeza jurídica patrimonial.

Con base en lo anterior se identificaron programas y proyectos que, habiendo sido considerados en el Plan de Manejo anterior, por su vigencia es necesario darles continuidad. En otros casos, se incorporaron proyectos o acciones ya previstos en el Plan de Manejo 2011-2016 que, por alguna razón, no se pusieron en práctica y finalmente se incluyeron aquellos programas y proyectos que resultaron de los talleres participativos. Libro abierto

Foto: “Comercio ambulante”. Archivo fotográfico PUEC-UNAM

El comercio y los servicios como línea de acción están integrados por seis programas:

I.                   Mercados Públicos

II.                Plazas de Comercio Popular

III.             Comercio Tradicional

IV.            Comercio en Vía Pública

V.               Calles Comerciales y Corredores Culturales

VI.            Ferias y Exposiciones

 

I. Mercados Públicos

 

 

IMG_3835

Foto: “Mercado de la Merced”. Archivo fotográfico PUEC-UNAM

 

El programa incluye cuatro proyectos:

·       Actualización del régimen jurídico.

·       Patrimonio cultural intangible.

·       Revitalización económica del nodo de mercados de La Merced.

·       Rehabilitación del mercado de San Juan.

 

Actualización del régimen jurídico

Foto: “Vendedora de bolsas tradicionales” Archivo fotográfico PUEC-UNAM

Los mercados públicos son administrados por el gobierno central a través de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México (sedeco) y funcionan bajo regímenes de concesiones. Esta modalidad actualmente presenta diferentes problemáticas derivadas del propio régimen jurídico, que data de hace más de 50 años y obstaculiza la gestión y administración de estas unidades económicas, al caer en un ambiguo y complejo terreno de atribuciones y responsabilidades entre los agentes públicos (responsables de la gestión) y privados (locatarios concesionarios). Aspectos como el mantenimiento, la seguridad, la rehabilitación y la promoción de este segmento resultan importantes a fin de consolidar los mercados públicos. Este proyecto tiene un carácter estratégico que implica brindar mayor certeza jurídica y la definición de atribuciones y corresponsabilidades entre el gobierno de la ciudad y los locatarios de los mercados, considerando los 23 mercados públicos identificados en el Centro Histórico de la Ciudad de México, la mayoría ubicados en el Perímetro B. Globo terrestre, América

Patrimonio cultural intangible

Esta acción se deriva de la declaratoria reciente del gobierno de la ciudad para que estas unidades sean reconocidas como parte de las manifestaciones tradicionales. La iniciativa busca promover el reconocimiento del valor material y simbólico de los mercados a través de salvaguardar las manifestaciones culturales, entendidas como el conjunto de festividades, expresiones artísticas, gastronómicas, ferias populares, actividades de esparcimiento, exposiciones de arte, artesanía nacional, comercialización, abasto, organización comunitaria y demás demostraciones colectivas que se realizan dentro de los mercados públicos de la capital.

Foto: “Interior de Mercado” Archivo fotográfico PUEC-UNAM

La declaratoria considera estos espacios públicos como entes sociales vivos y dinámicos, con una tradición ancestral que genera el desarrollo de la cultura mexicana, al ser los canales de abasto para el 46% de los hogares capitalinos. De manera fundamental, se les otorga un papel activo en el desarrollo del tejido social, al integrar y reflejar la diversidad étnica, social y cultural con la que se ha forjado esta ciudad. La declaratoria emitida por el gobierno de la Ciudad de México lleva a término el procedimiento iniciado el 29 de mayo de 2015 por la Secretaría de Cultura de la cdmx que, a través de la Coordinación de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural, emitió el Acuerdo de Inicio de Procedimiento para esta Declaratoria de Patrimonio Cultural Intangible, de conformidad con el artículo 51 del Reglamento de la Ley de Fomento Cultural del Distrito Federal. Por su parte, el Consejo de Fomento y Desarrollo Cultural de la Ciudad de México avaló el Plan de Salvaguarda durante su tercera sesión ordinaria, el 1 de junio de 2016. Tanto la Secretaría de Cultura como la de Desarrollo Económico conformarán la “Comisión de patrimonio cultural intangible de los mercados públicos de la Ciudad de México”, misma que contará con un periodo de 90 días para elaborar el Programa del Plan de Salvaguarda, a través del cual finalmente se instrumentarán acciones para dicho fin. Al igual que el proyecto anterior, en este caso están involucrados los mercados públicos del Centro Histórico de la Ciudad de México y se considera un proyecto de carácter estratégico que a la vez posibilitará el reordenamiento y la consolidación de estas modalidades comerciales.

Revitalización económica y social del nodo de mercados de La Merced

El nodo de mercados públicos de La Merced, ubicado en el Perímetro B, comprende los 11 mercados dedicados principalmente a la venta de alimentos, aunque se presentan algunos segmentos especializados como flores y arreglos artificiales, ropa y calzado, artículos para fiestas, herbolaría, entre otros. Los mercados de La Merced tienen una importancia de primer orden, ya que son considerados uno de los núcleos de actividad económica y transacciones comerciales más importantes del Centro Histórico de la Ciudad de México, en los cuales participan más de seis mil locales comerciales. Este proyecto tiene como antecedentes la propuesta del equipo consultor seleccionado que recomendó una intervención urbanística de grandes dimensiones para la zona de mercados de La Merced y el estudio realizado en el 2014 y 2015 por la unam a través del puec, en el cual se sugirieron diferentes acciones encaminadas al reordenamiento de la zona y su revitalización económica y social. Se considera que este proyecto también podrá consolidar el desempeño económico y mejorar la eficiencia logística de la actividad comercial realizada en dicho nodo. Globo terrestre, América

Plano de Ubicación de los mercados de la Merced

Fuente: Elaboración PUEC-UNAM

 

Rehabilitación del mercado San Juan

No hay texto alternativo automático disponible.

Foto: “Comerciantes del Mercado de San Juan”. Archivo PUEC-UNAM

Este mercado ubicado en el Perímetro B del Centro Histórico de la Ciudad de México, dedicado a la venta de carnes exóticas, quesos y especias, es uno de los tres proyectos iniciales de remodelación para favorecer su reactivación como atractivo turístico y sitio de gastronomía. El proyecto considera la construcción de un estacionamiento subterráneo y una zona de restaurantes gourmet. Globo terrestre, América

 

 

 

II. Plazas de Comercio Popular

Este programa incluye dos proyectos:

Revisión del régimen jurídico de plazas de comercio popular

Resultado de imagen para Plaza Meave

Foto: “Interior de Plaza comercial”. Tomada de Internet

Las plazas de comercio popular estructuran un complejo sistema de gestión público-privado. Cada plaza comercial tiene un administrador, el cual es, en la gran mayoría de los casos, un comerciante que es elegido por la asociación de comerciantes. Por lo general se trata del líder de la organización o uno de sus familiares, pero también hay casos en que es un afiliado de la organización y no necesariamente un comerciante de la plaza. El administrador se encarga principalmente de la gestión de la plaza comercial y de los problemas administrativos y legales. En estas plazas, además del pago del préstamo para la compra del local comercial, los comerciantes deben asumir los gastos de mantenimiento. Los locales de las plazas están sujetos a lógicas y disputas en los esquemas de propiedad, traspaso y ocupación de los locales. Por estas razones, se requiere revisar y, en su caso, modificar y actualizar el régimen de propiedad, a fin de generar mejores condiciones para la labor de los agentes que podrán incidir en el beneficio de estas unidades económicas.

Diagnóstico de desempeño de plazas de comercio popular

Estos equipamientos fueron creados para el reacomodo del comercio en vía pública. Entre los años de 1993 y 1994 fueron abiertas 27 plazas de comercio popular, la mayor parte ubicadas en el Perímetro A, y en 2007 se abrieron otras más. Uno de los problemas que afrontan estos lugares es su desempeño diferencial, lo cual ha derivado en el relativo éxito de algunos complejos que contrastan con el limitado dinamismo que registran otros. Lo anterior ha implicado el abandono de locales y cambios en los giros para los cuales fueron diseñados originalmente. Al respecto se requiere un estudio que permita tener un diagnóstico adecuado para identificar los factores que inciden en el desempeño de las plazas en su conjunto y los negocios ubicados al interior de las mismas.

III. Comercio Tradicional

Este programa incluye dos proyectos:

Promoción de oficios y productos

Foto: “Venta de artesanías en el CHCDMX”. Archivo Fotográfico PUEC-UNAM

La transformación de las actividades económicas y de los modos de consumo han desplazado paulatinamente a las actividades tradicionales del sitio donde usualmente se llevaban a cabo, como fueron los antiguos talleres manufactureros de textiles, fibras, ceras, materias primas y alimentos. Algunos comercios históricos continúan funcionando de manera aislada y con mayor concentración en sectores específicos como la Antigua Merced y La Lagunilla.

Comercios como peleterías, cererías, cesterías, sombrererías, cordonerías, talabarterías, carbonerías, rebocerías, jarcerías, fábricas de dulces, venta de vestidos y artículos de XV años y boda, mueblerías, por mencionar algunos giros, forman parte del patrimonio inmaterial del sitio, por su huella en la memoria colectiva y la calidad artesanal de los productos, y porque mantienen procesos de fabricación de antigua estirpe e incluso llegan a reproducir formas tradicionales de organización social y productiva. La revitalización de estos oficios y comercios debe reconocerse como oportunidad de desarrollo y no sólo como mera subsistencia.

Imagen que contiene edificio, suelo, interior

Descripción generada con confianza muy alta

Foto: “Pequeños negocios tradicionales del CHCDMX”. Archivo Fotográfico ACH

Una tendencia creciente en la recuperación de los centros históricos es la vinculación de los comercios de mayor tradición con la revitalización y conservación de los valores patrimoniales. Con ese enfoque se trata de dar continuidad a la vinculación con jóvenes creadores que acerquen diseños innovadores y más adecuados a las necesidades actuales, la promoción de los oficios y productos en diversos espacios para el consumidor local y extranjero. Los comercios tradicionales se han incluido cada vez más en las guías turísticas especializadas para el sitio y de igual forma se realizan ferias y eventos específicos.

Capacitación

Con este proyecto se pretende continuar la capacitación a propietarios de pequeños negocios para elevar la calidad de los servicios (por ejemplo, fondas y restaurantes), instruirlos en el manejo de los residuos y los protocolos de protección civil. Una alternativa adicional es la divulgación de los valores asociados al comercio tradicional y las artesanías. De manera conjunta con la Secretaría de Cultura se impulsarán filmaciones que destaquen la riqueza patrimonial tangible e intangible del sitio, propiciando el conocimiento de sectores poco visitados pero que conservan actividades que pueden ser revitalizadas, como es el caso de la zona de la Antigua Merced.

IV.- Comercio en Vía Pública

Este programa incluye dos proyectos:

Foto: “Comercio en la vía pública”. Archivo Fotográfico ACH

Reordenamiento del comercio en vía pública

Se integra por conglomerados de comerciantes ubicados a lo largo de calles y avenidas o sobre concentraciones específicas, aunque con mayor intensidad en el Perímetro B del Centro Histórico de la Ciudad de México. Se han identificado algunas áreas, como las inmediaciones de los mercados de La Merced, donde se han contabilizado alrededor de 6 mil unidades económicas, y de igual forma existen fuertes concentraciones de unidades económicas en segmentos del Eje Central Lázaro Cárdenas y las calles de Corregidora, El Carmen y Moneda.

Sin duda, este fenómeno es uno de los más complejos desde la perspectiva económica y política, ya que se organiza a través de un sistema de liderazgos basados en el control territorial y que operan bajo la anuencia de las autoridades locales de las demarcaciones y de las coordinaciones territoriales, a partir de esquemas de permisibilidad y cobro de cuotas. Esta modalidad ha generado problemas como la invasión de espacios públicos, con los consecuentes efectos en la movilidad e inseguridad de las personas, así como tensiones con el comercio establecido. En los Talleres de Participación CiudadanaLibro abierto realizados como parte del proceso de construcción del diagnóstico, éste fue uno de los temas recurrentes y más sentidos por los participantes, lo cual evidencia la necesidad de contar con un inventario y un diagnóstico adecuado para redimensionar el impacto que tiene el comercio en vía pública y eventualmente implementar un programa de reordenamiento progresivo, considerando mecanismos de negociación y acuerdos entre los diferentes actores involucrados.

Regulación y promoción de romerías

Las romerías son actividades comerciales extraordinarias que se expanden a vías públicas y que ocurren en temporadas asociadas a festividades religiosas, cívicas o eventos sociales. Estas actividades tienen lugar en las áreas adjuntas a estas calles o en las inmediaciones de algunos mercados públicos, que implican transformaciones temporales del espacio público y problemas de movilidad por el aumento extraordinario del aforo de consumidores en periodos específicos. Ante ello se requieren mecanismos de regulación que permitan generar expresiones más ordenadas y que a la vez contribuyan a la consolidación del comercio tradicional a partir del valor simbólico que poseen.

V.- Calles Comerciales y Corredores Culturales

Este programa incluye tres proyectos.

Rehabilitación de las calles Victoria y Artículo 123

Foto: “Comercio en la calle Victoria”. Tomada de internet

Las calles de comercio especializado gozan de gran tradición en el Centro Histórico de la Ciudad de México y presentan modalidades relativamente exitosas a través de la combinación de establecimientos tradicionalistas y unidades con mejores capacidades empresariales. Entre las calles especializadas se encuentran alrededor de veinte casos identificados, entre los que destacan: material eléctrico e iluminación (Victoria), artículos de papelería (Mesones y una parte de Regina); instrumentos musicales (Bolívar); telas y artículos para vestir (Isabel la Católica); ferreterías (Corregidora); artículos fotográficos (Donceles); artículos para fiestas (Fray Servando y Circunvalación); aparatos electrónicos y telefonía celular (República del Salvador); productos deportivos (República de Uruguay), joyerías (Madero), ópticas (Tacuba) y aparatos eléctricos y enseres domésticos (Artículo 123). Se ha considerado inicialmente la rehabilitación de las calles Victoria y Artículo 123 que podrían realizar una sinergia con la promoción de actividades gastronómicas y turísticas.

Regulación de negocios extralocal

Foto: “Comercio en la vía pública”. Archivo Fotográfico ACH

Varias calles especializadas presentan una intensa competencia que ha favorecido la invasión de los negocios en las áreas de circulación peatonal. Éste es el caso de Mesones, especializada en artículos de papelería, o Artículo 123, donde se exhiben lavadoras en la vía pública, fenómeno que también se observa en algunos de los mercados de la zona de La Merced. En este caso se requiere un mecanismo que implique el desarrollo de mejores prácticas comerciales por parte de los locatarios para evitar la ocupación de espacios públicos.

Corredores peatonales y semipeatonales comerciales: Francisco I. Madero, Regina, 16 de Septiembre y Alhóndiga

Foto: “Comercio, calle Madero”. Tomada de internet

Los corredores comerciales peatonalizados o semipeatonalizados como Madero, 16 de Septiembre, Regina y Alhóndiga han registrado un auge importante de negocios privados a partir de las rehabilitaciones respectivas. Algunos de estos segmentos, considerados en el Plan de Manejo anterior, se han fortalecido a partir de la creciente participación del comercio moderno en firmas diversas que van desde restaurantes y franquicias hasta unidades de venta de productos especializados y retailers multimarca. El éxito alcanzado por la calle Francisco I. Madero, por ejemplo, ha implicado un fuerte crecimiento y mayor especulación en las rentas de los locales, pues esta calle es considerada la segunda de mayor renta por metro cuadrado, después de Presidente Masaryk, en la zona de Polanco. Sin embargo, Francisco I. Madero registra problemas de saturación dado que en promedio al día circulan alrededor de 220 mil personas (Autoridad del Centro Histórico, 2014). En este sentido se requiere diversificar la oferta y generar mecanismos de promoción.

VI. Ferias y Exposiciones

Este programa incluye dos proyectos.

Promoción y diversificación de ferias y exposiciones

Resultado de imagen para feria internacional del libro del zocalo 2017

Foto: “Feria Internacional del Libro del Zócalo, 2017”. Tomada de internet

El Centro Histórico de la Ciudad de México ha desarrollado a últimas fechas una importante actividad económica que gira alrededor de numerosas ferias, eventos artísticos y culturales, así como exposiciones a lo largo del año. Estos procesos han resultado importantes debido a sus efectos en la derrama económica que implica la llegada de turistas y visitantes de la propia ciudad que se insertan en distintos circuitos de consumo. También involucran frecuentemente una mayor competencia por el espacio público que requiere regularse y demanda la generación de un programa o agenda de actividades culturales de la ciudad a lo largo del año, pues la mejor planificación de dichas actividades podrá contribuir a mejorar la eficiencia del Centro Histórico y el uso ordenado de espacios públicos.

Regulación jurídica de centros de ocio nocturno

DSC02157

Foto: “Cantina del CHCDMX”. Archivo fotográfico ACH

El Centro Histórico de la Ciudad de México es un escenario importante de actividades de ocio y entretenimiento que se llevan a cabo en horarios nocturnos y generan una vitalidad distinta a otras zonas de la ciudad. Pueden ser importantes en términos de la derrama económica y la creación de empleos, toda vez que están relacionadas con las actividades turísticas y con los negocios de restaurantes y corredores de gastronomía. Sin embargo, en diversos casos se tienen registrados giros que carecen de regulaciones, ocupan predios bajo condiciones de riesgo y se realizan bajo espacios incompatibles con los usos del suelo, provocando tensiones con los residentes locales. Por estas razones se requiere emprender un proyecto de regulación jurídica de los centros de ocio nocturno.

Consideraciones para el modelo de gestión

En el caso del proceso de revitalización económica se propone una estructura de instancias y actores involucrados en los sectores más relevantes de este eje estratégico. En el ámbito del sector público gubernamental se encuentran: la Secretaría de Desarrollo Económico (sedeco), principal dependencia del gobierno de la ciudad en la que recaen atribuciones de la política de mercados públicos y otros proyectos de inversión económica para la Ciudad; la Secretaría de Gobierno, donde se cuenta con la instancia encargada del comercio en vía pública; la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (seduvi), que incide en las regulaciones de uso de suelo y de diferentes intervenciones urbanas; las instancias correspondientes de las delegaciones políticas que tienen bajo su responsabilidad la regulación de la actividad comercial en su modalidad de unidades establecidas y en vía pública, tales como las oficinas de expedición de licencias para abrir negocios o las coordinaciones territoriales. En este ámbito participa la instancia correspondiente de Turismo de la Ciudad de México, dada la importancia que esta actividad tiene o puede tener en el futuro a partir de los circuitos económicos y la derrama económica que genera. En la Junta de Coordinación evidentemente también se encuentran representantes de la Autoridad del Centro Histórico y del Fideicomiso Centro Histórico, mismos que desempeñan papeles fundamentales en la coordinación de la Junta y específicamente en la identificación de proyectos.

El sector privado empresarial se encuentra representado por integrantes de las cámaras del sector comercial y servicios (por ejemplo, canaco), otras organizaciones gremiales empresariales, así como las fundaciones y asociaciones civiles que han tenido en los últimos años un papel relevante en el financiamiento y patrocinio de proyectos. El sector privado también incluye a los representantes de organizaciones de pequeños comerciantes, dadas las características de las unidades económicas predominantes del Centro Histórico (micronegocios), que resultan muy importantes a la hora de tomar decisiones, por ejemplo, los locatarios de los mercados públicos, las plazas de comercio popular o el pequeño comercio establecido.